Calendario entre eclipses

Me resulta sorprendente cuánta actividad de mi calendario de trabajo se ha organizado entre los eclipses (cuyas energías se empiezan a sentir antes y después de acontecer), del 25 de octubre y el 8 de noviembre.
Propuestas para recorrer caminos de dentro…

Hoy, 23 de octubre, de 18.30 a 20.30h, Círculo de Cuentos on-line. Un encuentro pre-eclipse, para abrir ese lugar «más allá», al que vamos cuando entramos en el cuento.

28 de octubre: «Vet aquí un darrer cop… Però hi havia una vegada…«, a partir de las 10h en el cementiri de Poble Nou. Un recorrido por el lugar, de la mano del historiador Adrià Terol; luego, en la capilla, Gemma Solsona (@gemmasolsonaasensio) y yo, Dinorah Arrillaga, hablaremos de cuentos y muerte; simbología, historia, narración. Una propuesta creada por @sdlij_. Actividad gratuita; para asistir hay que reservar : @sdlij_

6 de noviembre: «Rojo Blanco Negro… El Alma en la Marmita«, taller presencial en Barcelona, de 10 a 15h, donde entraremos en la cueva, en lo yin, para recorrer desde nuestro interior las fuerzas que se despliegan en esta época del año en la naturaleza y en nosotros. Símbolo, arquetipo, astrología, mitos, cuentos; cuerpo, ritmo, tambor, creación, alquimia.
Impartido por Queralt Ramos Segura (@astrasiris) y por mí. Inscripciones abiertas.

13 de noviembre: «Atravesando Umbrales«, un taller on-line guiado por Catalin Rotarescu (@kato.terapia) y yo; un encuentro de cuatro horas, para entrar en el viaje de la vida y en los sucesivos Umbrales que vamos atravesando a lo largo del camino. Umbrales que marcan principios y finales; muertes y renacimientos. Ya iré contando acerca de este trabajo.

19 de noviembre: «Viajar un cuento… Cuentos Tradicionales: la magia de la palabra«. Un taller presencial en Tarragona, en el centro @arrelsterapiesnaturals, de tres horas de duración (de 17 a 20h), donde hablaremos de cuentos, viajes interiores, y todas esas facetas chamánicas y brujas que se guardan, como perlas, en ellos.

20 de novembre: Círculo de Cuentos on-line, de 18.30 a 20.30h

 

 

Información y reservas:
dinorah@atravesdelcuento.es
whatsapp, telegram, quicksy (xmpp): +34 635 62 55 17

 

 

¡Salud y Cuentos!

Nuevo Círculo de Cuentos On-line: 25 de septiembre de 2022, de 18.30 a 20.30h

Arthur Rackham, de “Sueño de una noche de verano”

 

Abro, al azar, mi libro de cuentos y leo:

 

“…¿Les hace falta un cocinero? -pregunta el hijo del rey en la puerta.

-Nunca ha hecho más falta -le responden-, y si hubiese diez, serían bienvenidos.
Así que lo enviaron a la cocina, y él le pidió harina al cocinero principal, y las demás cosas para preparar un pastel, y lo preparó; y cuando estaba listo para cocer puso encima de él las huellas de sus cinco dedos, y lo metió en el horno. Cuando estuvo cocido le puso una tapadera y se lo dio a los criados que llevaban la cena y dijo:

-Dadle este pastel a Beswarragal, y a nadie más.

De modo que lo pusieron ante ella, en la mesa, y ella lo cogió para tomarse un trozo, y cuando lo probó y lo partió, y vio en él las cinco gotas de miel, preguntó:

-¿Dónde está el hombre que preparó este pastel? Dondequiera que esté enviadlo ante mí- dijo.

Porque en el pastel había encontrado las cinco gotas de miel…”.

 

Qué belleza comenzar un nuevo ciclo de los Círculos de Cuentos con este fragmento de “Beswarragal”, que hace alusión a un pastel con cinco gotas de miel… Primer círculo del otoño, para comer pastel, en la casa al costado del camino. Maravilla.

 

Círculo de Cuentos on-line del Equinoccio de Otoño

Fecha: 25 de septiembre de 2022
Horario: 18.30 a 20.30h
Precio: 20 euros
Reservas:
dinorah@atravesdelcuento.es
whatsapp, telegram, quicksy (xmpp): +34 635 62 55 17

 

El verano se va, como un sueño: espero que haya sido lúcido y hermoso.
Y llega el otoño…

¡Salud y Cuentos de hadas!

 

Frederic Edwin Church
Frederic Edwin Church

Ser camino y caminante

Hace tiempo, un poco antes del cambio, mientras recibía un masaje, me sentí un camino. Fue una sensación física. En otras ocasiones, por ejemplo, me sentí animal; o pude sentir la calma de la muerte y la bendición de fundirme con la tierra. Nunca me había sentido tierra en sí, no como en esta ocasión: ser camino. Yo era un camino de tierra, a cuyos lados crecía vegetación. Desde el cielo podía ver una parte de mí misma, un trozo de lo que era. La sensación era sólida, fuerte, sin más. No sentí, ni vi, a nadie que me caminara, sin embargo tenía la memoria de este hecho y, una vez más desde el cielo, podía ver las huellas de los carros que me habían transitado.
Cuando volví a esta realidad me sorprendió reconocer mi cuerpo humano. En él palpé la contundencia de una memoria recia y sensible a la vez.
No sabía, y sin embargo sí, que venía un cambio importante en mi vida. Un camino nuevo. Un viaje distinto.
Mientras sigo atravesando las diferentes etapas de este viaje mío, como caminante, como viajera, aprendo que aún estoy en tránsito y que sigo habitando el lugar sin lugar, y que tal vez este hecho sea una de las pocas cosas constantes en mi recorrido.
Lugar sin lugar, camino y caminante, soledad y compañía, todo a la vez, todo en todo, todo unido.

 

Las señales de la decadencia (Reflexiones para rescatar el recuerdo de sí)

1
Los primeros signos de la decadencia, a veces, parecen imperceptibles. Sin embargo, se notan. De una manera sutil, leve, casi al pasar, como si de un parpadeo se tratara. Pero están.

2
Las primeras señales de la decadencia marcan el inicio del cambio en una historia: a veces porque algo tiene que crecer; otras, porque algo tiene que terminar. Poder discernir, notar la diferencia entre estos dos hechos (crecer y terminar), requiere presencia, energía, y claridad.

3
La presencia es un requisito sine qua non. Significa estar, ver, sentir, percibir. En presencia, ante un primer signo de decadencia puedo, por ejemplo, hacer una anotación íntima en un cuaderno del alma, y escribir: hoy, cuatro de agosto de 2022, he visto un leve signo de decadencia en tal o cual cosa. Lo tengo en cuenta. No lo pasaré por alto.

4
Si estamos en presencia, seguramente, es porque tenemos energía a nuestra disposición, y si la tenemos, nos sentimos, y estamos, claros. Todo esto tiene que ver con un principio de impecabilidad.

5
Tal vez en un primer momento, la sutil señal de decadencia captada, se puede tomar con cierta calma, para seguir observando y observándonos, y así llegar a actuar de la manera más sobria posible.

Para cerrarle la puerta al mal; para abrirle un nuevo territorio al bien.

6
Las señales primeras de la decadencia pueden aparecer en toda esfera humana: en una relación; en las paredes que comienzan a enmohecerse; en esos rincones donde permito, por pereza, la acumulación de polvo y cosas viejas; en ciertos hechos de mi trabajo; en mi cuerpo, por no escucharlo; en un pequeño cambio, en apariencia inocente, de mis valores más preciados; en la cultura en la que vivo; en la sociedad de la que formo parte.

7
En ese cuento que nos contamos acerca de nosotros mismos, las primeras señales de la decadencia pueden pasar desapercibidas y, para cuando nos empezamos a percatar de su presencia, ya se han acumulado una gran cantidad de ellas.

8
A veces estamos semidormidos (o dormidos del todo), hechizados, hipnotizados, y no somos conscientes del avance del mal hasta que se hace tarde. O demasiado tarde. Sencillamente permitimos que suceda: el mal va ganando nuestro espacio interno y lo distorsiona todo.

9
Sin embargo creo que siempre hay una redención, la posibilidad de acabar con el mal, y volver a ese estado de salud, de integridad, de honestidad, que es el bien.

10
Hace falta valor, y disciplina interior, cuando comenzamos a percibir esos primeros signos en algo que amamos, o que nos importa mucho. Parece ser que la tendencia es pasar por alto los claros mensajes de la decadencia.

11
Hacemos esto por miedo a perder eso que amamos; o a tomar responsabilidad, o decisiones para poner remedio a la insania que hemos creado (con otro, u otros, o solos).

12
Y sin embargo, qué descanso para el alma cuando ponemos orden en lo desordenado. Qué gran libertad cuando detenemos ese avance del mal y comenzamos a enmendar para que resurja el bien.

13
Una libertad que implica un sacrificio y que también trae una alegría: la de haber hecho lo correcto para uno mismo y para todos, sin traicionarse, aunque duela, o nos lleve a la cárcel, o nos exponga al oprobio.

14
Resarcirse. Resarcir.

15
Aprender a darle lugar al cambio y a la transformación que lleva a la belleza de lo que “Es”. Que nos aleja de todo aquello que “invierte los genuinos valores humanos” y que nos reduce a un continuum de esclavitud y miedo.

16
Ante los primeros signos de la decadencia, ser impecables y actuar en consecuencia.