01 Ago

Dos cuentos: una misma historia

Publicados con dos meses de diferencia, estos dos artículos de La Contra de La Vanguardia, poseen conexiones obvias y conmovedoras.

Hay cuentos creados para sumirnos en un sueño oscuro; otros, en cambio, nos liberan. El primero de los dos artículos relata una historia que duerme, si la tomamos literalmente y permitimos que esa literalidad entre en nuestro inconsciente; el segundo, es un cuento con semillas de alerta, para que quien lo lea pueda despertar del letargo. El primero habla desde la sofisticación de la mentira y su narrador (me refiero al entrevistado: un gran contador de cuentos), ha de recurrir a cierta verdad legendaria, hábilmente manipulada a favor del mensaje que nos quiere transmitir, para que su historia vaya instalándose en nosotros de una manera relajada; y es que toda buena mentira, para que pueda ser creída, aceptada, debe llevar en sí cierto porcentaje de verdad. Y todo buen cuento debe construírse a partir de un sustrato antiguo, arquetípico, mítico, legendario, para que llegue a nosotros y nos cale por dentro. Chris Skinner, el narrador del primer cuento, lo sabe y a partir de esto, manipula con agresiva tranquilidad. Miente con arte; es amigo del lobo feroz y conoce su objetivo…

Nos cuenta una historia actual (la nuestra), y para captarnos, nos transporta a lugares remotos… de hace mucho, mucho tiempo atrás, cuando se inventó la primera moneda de cambio, a partir de la cual crecimos como humanidad, pues así canalizamos el sexo, obteniendo un orden social, gracias a los sacerdotes de aquel remoto lugar que… (y sigue contando). Nos hipnotiza y nos lleva al redil. Es el mago oscuro que hace magia con la palabra y crea mundos ilusorios; o el hada número trece de la Bella Durmiente, que nos quiere seguir atando a la materia.

 

ilustración: John Bauer

ilustración: John Bauer

 

Martin Armstrong, el narrador del segundo cuento, parece contar otra clase de historia. En ella alerta (nos alerta) a quienes leemos/escuchamos, de que muchas cosas no son lo que parecen ser y deja entrever cierta información, particularmente significativa, mechada con su propia historia. También es un gran narrador, que no recurre a ningún sortilegio para explicar su verdad.

La historia que cuenta es la suya propia y tiene toda la fuerza y la verdad de una vida. Cuenta el viaje del héroe: sus aventuras, los encuentros con la sombra; su cara a cara con los guardianes de los umbrales; los lugares de caída; la resurrección: llega a ir más allá del héroe. Ha resucitado y trae una lección para la sociedad. Él, en cierta medida, está por fuera de ella, aunque aún mantiene esperanzas en que se dé un cambio favorable a la humanidad.

Como personaje de cuento es el príncipe que trae la pluma del pájaro de oro; es el zorro que advierte que no ponga la silla de oro al caballo; es el héroe que cae dentro de un pozo porque sus hermanos lo empujan; es el coyote que se burla de todos.

Parece, es lo que entiendo, que como colectivo humano estamos en un momento particularmente decisivo. Parece que toca elegir entre esclavitud o libertad; entre ser rey de nuestro propio reino o ser una terminal bancaria. Tal vez esté por despertar La Bella Durmiente; tal vez Blancanieves esté a punto de escupir la manzana envenenada; tal vez el cazador comience a rajar el vientre del lobo para liberar a Caperucita Roja; o tal vez aún nos falte mucho tiempo para salir de la oscuridad y el sueño. Es un momento sublime y peligroso, la magia -como siempre- se está moviendo.

Aquí dejo los dos cuentos: que cada quien saque sus propias conclusiones.

-Cuento número uno:  “Cada persona del planeta será una terminal bancaria”.
-Cuento número dos:  “En octubre tendremos crisis de la deuda de los gobiernos”

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies