Mito Cotidiano | Taller sábado 2 de octubre

Mito Cotidiano es el curso que, a partir de octubre de 2021, comenzaremos a impartir Catalin Rotarescu (@kato.terapia) y yo, Dinorah Arrillaga.

Mito Cotidiano es un viaje, un navegar, o volar, caminar también, a través de nuestra propia historia personal y las historias, míticas, legendarias, maravillosas, de la humanidad.

Un viaje que consta de cinco escalas donde visitaremos lugares especiales.
Es un curso on-line que consta de cinco encuentros, intercalados cada dos semanas, de cuatro horas de duración cada uno. Comenzamos el sábado 16 de octubre.

El sábado 2 de octubre hacemos un taller, on-line también, de cuatro horas de duración, que puede servir como introducción al curso o como taller en sí mismo para tomarlo más allá del curso.

Por más información:
dinorah@atravesdelcuento.es

Salir al camino, aprender del mito que nos cuenta, entenderlo, integrarlo, tal vez cambiarlo.
Gracias.

¡Salud y Cuentos de Hadas!

 

 

30 de agosto de 2021: IG Live “Mito Cotidiano”

“El mundo es como el sueño soñado por un solo soñador. Todos los personajes del sueño están soñando también. Ellos están soñando sus vidas y todos los sueños se coordinan en una misteriosa armonía.”
(Arthur Schopenhauer)

 

 

Lunes 30 de agosto de 2021
IG Live con Catalin Rotarescu
@kato.terapia
Hablaremos sobre el ” Mito Cotidiano “.
17h España
10h México
12h Uruguay

Las preciosas ilustraciones son de Edmund Dulac.

¡Salud y Cuentos de Hadas!

 

 

Autorretrato

Neptuno profundo y una luna que ilumina las sombras.
Perderse en el otro y en otros mundos.
Camino de sueños, imágenes y visiones.
El límite es el infinito, pero existe.
Las sirenas cantan en la noche y cuentan verdades,
y también engañan.
La senda es el límite, que es infinito, pero existe.
El oscuro vientre del lobo,
Caperucita en la hondura, aprendiendo con la abuela pagana;
Alicia recorriendo maravillas, entendiendo algo
que no se explica en la escuela.
El Pájaro de Oro me despierta, cada noche, a las doce en punto,
y me voy de viaje en busca de sus plumas.
Un zorro me guía y me enseña a caminar
el límite, que es infinito, pero existe.
Siempre me voy. Y siempre vuelvo.

 

autorretrato

ir y volver

el límite es el infinito pero existe

 

Finales de primavera

Un grupo de niños, en bañador, jugando sobre la arena. El viento, que vuela la bata y se cuela por dentro de mi abrigo, gira las olas.
Mar encrespado.
Bebo café, leo, escribo.
Quiero quebrar el tiempo; romper un paréntesis; transformar la historia que me cuento.
Escribir en el viento y, sin embargo, apoderarme de algo mío que se me escapa.
Robarlo.
Robar eso mío y adueñarme.

Esta noche un bebé me interpeló en sueños. Buscaba una nutrición que no le supe dar. Sin embargo me quedé con un detalle: en la habitación azul de mi sueño había una ventana bañada en luz.
La ventana, repitiéndose siempre de la misma manera, es sólo un detalle fugaz de mis últimos sueños nocturnos: la luz blanca que se filtra desde fuera, y el color azul de los muros de las distintas habitaciones, de mis distintos sueños.
Hay una invitación en esta imagen y, con seguridad, una respuesta a una pregunta que me vengo haciendo.
Asomarme a la ventana, saltar al otro lado, caminar ese paisaje que se filtra en una luz y que quiere expresar… ¿qué? Ahí está el misterio, el reto.

Hoy, el guardián del umbral ha sido un bebé.
Y a este lado del velo, los niños jugando en la playa, me regalan un símbolo.

Todos mis lobos descansan en la orilla; miran el mar dándome la espalda.
Los niños juegan entre ellos, los acarician con alegría.
Los lobos son negros y están tranquilos.