Círculo de cuentos on-line | Breve calendario Otoño- Invierno

Entrar en la casa, colgar los abrigos, guarecerse del frío.
Sentir el calor del hogar, la luz que se va…
Ha llegado el otoño; se presiente el invierno después.
Nos volvemos más interiores; otra escucha se instala en nosotros.
Es tiempo de cuentos viejos…

¡Cómo disfruto de los cuentos cuando llega el tiempo frío!
Oscuridad temprana, encuentros con el sueño y con el inconsciente.

 

 

 

Aquí va mi calendario de cuentos:

Círculo de cuentos on-line

Esta propuesta, que me resulta tan grata, ya lleva su recorrido en el tiempo. Una maravilla. Para mí es una casa, al costado de un camino, donde nos encontramos los viajeros que venimos atravesando el bosque. Es un lugar para descansar, nutrirse con una historia, escuchar, hablar. Siempre narro un cuento; siempre hablamos de él; siempre entramos en su lenguaje simbólico a partir de lo que el cuento mueve en nuestro interior. Nunca dejo de asombrarme con estos encuentros.

Las citas serán los domingos, a las 19h. El trabajo dura una hora y media.

Las fechas de 2021:
17 de octubre; 21 de noviembre; 19 de diciembre.

Las fechas de 2022:
16 de enero; 20 de febrero; 13 de marzo.

Precio: 15 euros.
Para participar, escríbeme: dinorah@atravesdelcuento.es

 

Sesión de cuentos:

Un encuentro para escuchar historias, viejas, llenas de sentido, fuerza, voces antiguas. Siempre hermosas, redentoras y, por suerte, políticamente incorrectas.

El viernes 29 de octubre, a las 20h, narraré cuentos en el Instituto Pragati (Barcelona).
Un trabajo de narración oral abierto para público a partir de 9 años.
Precio: 15 euros.
Para participar, escríbeme: dinorah@atravesdelcuento.es

Ya iré hablando más acerca de estas sesiones.
Abrazos llenos de bosque otoñal.

¡Salud y cuentos de hadas!

Autorretrato

Neptuno profundo y una luna que ilumina las sombras.
Perderse en el otro y en otros mundos.
Camino de sueños, imágenes y visiones.
El límite es el infinito, pero existe.
Las sirenas cantan en la noche y cuentan verdades,
y también engañan.
La senda es el límite, que es infinito, pero existe.
El oscuro vientre del lobo,
Caperucita en la hondura, aprendiendo con la abuela pagana;
Alicia recorriendo maravillas, entendiendo algo
que no se explica en la escuela.
El Pájaro de Oro me despierta, cada noche, a las doce en punto,
y me voy de viaje en busca de sus plumas.
Un zorro me guía y me enseña a caminar
el límite, que es infinito, pero existe.
Siempre me voy. Y siempre vuelvo.

 

autorretrato

ir y volver

el límite es el infinito pero existe