13 Jun

Juan de Hierro: un cuento iniciático masculino

 

Ilustración de John Bauer

Ilustración de John Bauer

Este es un relato poético y mágico que, envuelto en la tradicional estructura de “cuento para niños”, guarda grandes enseñanzas.
Como buen cuento antiguo, con su misterio de símbolos, imágenes y metáforas, nos lleva de vuelta a un lugar muy lejano que vive dentro de cada uno de nosotros. Nuestra sesión es una invitación para disfrutar de la palabra vieja, que se transmite de generación en generación, y de la belleza de la música del arpa.
La sesión, pensada para adultos, también está abierta para niños a partir de los ocho años de edad.

 

Juan de Hierro: un cuento iniciático masculino

Narrado por voz y arpa …
Joan Manel Chouciño y Dinorah Arrillaga

Sábado 25 de junio  20.30 hs.

Espai Ku
C/ Canvis Nous, 1, 08003
El Born (Barcelona)

Precio: Aportación voluntaria (taquilla inversa)

 

Joan Manel Chouciño y Dinorah Arrillaga | foto: Sonja Stich

09 May

Secretos

-En aquel entonces pude haber tomado una decisión que no tomé. Me faltó valentía y me quedé aquí. Tendría que haberme ido, pero no me fui -me dijo, y se quedó en silencio. Después, me preguntó:
-¿Por qué no armas otro porro?
-Abuela esta marihuana está muy fuerte; mejor lo dejamos así.
-¡Qué más da!
-No te voy a armar otro. El que acabamos de fumar me está dando taquicardia: si te llegara a pasar algo no me lo perdonaría nunca; además, mamá me mataría.
-Bueno, si no vas armar ninguno, abre un vino y corta otro trozo de esa tarta tan buena que trajiste. Tengo un hambre canina.

Me levanté, abrí el armario y elegí un buen vino. Aunque soy enóloga nunca dejo de asombrarme ante los caldos que encuentro en esta casa; corté pastel y llevé todo a la mesa. Descorché la botella, serví una copa, se la dí a catar a mi abuelita y esperé su consentimiento. Brindamos y comimos en silencio durante un rato.

-Abuela ¿y a dónde te habrías ido?
-A otro bosque, sin duda, lejos de los cazadores.
-Pero aquí ya vives lejos de ellos.
-No lo suficiente.
-¿Y qué habrías hecho?

Bebió un sorbo y miró a través de la ventana. Caía la tarde. Pensativa, voló lejos. Volvió con una sonrisa y clavó en mí su mirada. Qué ojos tan grandes tiene, pensé. Entonces comenzó carcajearse con dulzura de niña traviesa. Me contagié y nos reimos juntas durante muchos minutos, media hora o una hora entera tal vez. No sé si fueron dos. Al final estábamos cansadas.

-Abuela ¿qué habrías hecho?
-Muchas cosas, te lo aseguro.
-¿Como qué?
-Hay cosas que es mejor que las nietas no sepan.
-Entiendo -dije-. Y recordé lo que la bruja Baba Yaga le dijo a Basilisa la Bella: cuanto más preguntes, antes llegarás a vieja. Así que me guardé las preguntas y seguimos comiendo pastel.
Afuera la noche escondía lobos.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. CERRAR